Flexform


Introducción

Flexform entró al mundo de los productos diseñados y producidos en Italia, justo en los albores de la extraordinariamente innovadora era cultural del “diseño italiano”. Inició en 1970 con una colección de artículos creados por grandes nombres como Joe Colombo, Cini Boeri, Sergio Asti y Rodolfo Bonetto. Desde entonces, FLEXFORM ha crecido y se ha convertido en un complejo grupo dirigido por sus propios dueños con un enorme talento creativo, en el cual se ha establecido un estilo con sello distintivo en sus productos y en su enfoque a la investigación y a los negocios.

El ingenioso trabajo de diseño del arquitecto Antonio Citterio dio origen no sólo a las colecciones de sillas pequeñas y accesorios; sino también a una amplia gama de sofás: cálidas islas de comodidad compuestas por varios elementos modulares de diversos tamaños y que cambiaron de forma radical el concepto de la socialización y de los espacios habitables.

“El hogar es siempre un gesto estético (…), por lo tanto los objetos que lo constituyen reflejan la imagen de quienes los eligen; uno podría decir que son como portarretratos: al elegirlos, definimos nuestros gustos y, por tanto, nuestra identidad”. Ugo Volli expresa este concepto en su presentación de las colecciones de Flexform y de la identidad que tiene su propia fascinación y elegancia – basada en el desarrollo constante de las figuras y las formas, en la experimentación de nuevas tecnologías y en el uso creativo de nuevos materiales.


Diseñadores

A lo largo de los años se han encargado del estudio de nuevos productos designer y arquitectos, entre los cuales se cuentan Asnago-Vender, Sergio Asti, Cini Boeri, Joe Colombo, Paolo Nava, Rodolfo Bonetto, Carlo Colombo, Gigi Radice y Giulio Manzoni. En los últimos 40 años, la coordinación toda la colección ha estado en manos del arquitecto Antonio Citterio


Valor Flexform

El valor fundamental al que FLEXFORM aspira es la calidad del producto verdaderamente HECHO EN ITALIA es decir, totalmente diseñado y fabricado en ese país. El diseño italiano se caracteriza por estilo de vida, habilidades y honestidad intelectual.

Si la excelencia de productos tiene mucho que ver con la calidad de fabricación, es igualmente cierto que la gran ventaja competitiva de Italia es la belleza. Belleza genera belleza y se comprueba en cada nueva colección de FLEXFORM. La belleza perdura y nunca cansa.

El estilo de FLEXFORM es sutil y moderado, dirigido a un mercado que no preocupado por la necesidad pero si al deseo a un objetivo capaz de inspirar.